En primer lugar, es importante saber que una buena hidratación mejora el funcionamiento de nuestro cuerpo. Beber la cantidad de agua suficiente que necesitamos cada día, es importantísimo puesto que, nos aporta una serie de beneficios esenciales. Con una adecuada hidratación, el cerebro obtiene sangre oxigenada y se mantiene alerta.     Un consumo regular de agua contribuye al mejor funcionamiento de los riñones. Ayuda a eliminar residuos y nutrientes innecesarios a través de la orina. Además, cuando bebemos agua con el estómago vacío, se eliminan desechos y toxinas ayudando a depurar el organismo y aumentando el metabolismo. De igual modo, el agua mejora la disolución de los nutrientes para que estos puedan ser absorbidos por la sangre y transportados a las células.     El agua puede ser la crema facial, más barata y saludable que puedas haber visto jamás. Su consumo ayuda a mantener la elasticidad de nuestra piel. No hay nada mejor que una correcta hidratación, tanto por fuera como por dentro, para prevenir las arrugas y hacer que la piel se conserve tersa y radiante.       Beber agua eleva las defensas naturales de nuestro organismo y tiene un efecto lubricante en nuestros músculos y articulaciones, ya que las protege y ayuda a que funcionen correctamente. Así se mejora la resistencia de nuestros ligamentos y músculos.         Por último, ¿quieres saber un truco para potenciar los efectos del agua? Añádele un chorrito de limón a tu vaso de agua y estarás multiplicando todos estos beneficios. Pues este cítrico cuenta con unas propiedades curativas y depuradoras que, mezclándolo con el agua, puede crear la combinación perfecta.   Recuerda que puedes encontrar muchos productor para purificar tu agua en quimicos prima, dale click aquí:  https://quimicosprima.com/shop/productos-quimicos-prima/